miércoles, 15 de agosto de 2018

Las tracciones térmica y eléctrica en RENFE (LVIII) Su majestad el TER (y III): Los restos del naufragio



1964

Su Majestad el TER (y III): Los restos del naufragio

Es doloroso hablar de "restos del naufragio" y más refiriéndose a los TER pero, desgraciadamente, se trata de otro de los fracasos en la preservación y conservación del material histórico del ferrocarril español, quedando a salvo, como todos conocemos, algunas honrosas excepciones. Veamos por lo tanto qué es lo que nos queda de un tren que fue emblema de RENFE durante muchos años y que formó y forma parte de la memoria histórica y sentimental de gran parte de españoles.
_______________________________________________________________

Entrada original publicada el 22 de febrero de 2015 y revisada y ampliada en febrero de 2017 y agosto de 2018

Una vez que finalizaron todos los servicios comerciales en enero de 1995 y se llevaron a cabo múltiples desguaces, habían quedado preservadas tres composiciones: las 9701, 9703 y 9710. A ellos se unió el 9736 como consecuencia de la petición de la Asociación Bilbilitana de Amigos del Ferrocarril. Vamos a repasar a continuación la evolución de las cuatro, hasta quedar sólo operativo en la actualidad el 9710. 

Un semitren TER ya retirado, y apartado en el TCR de Villaverde. Según algunos amables comunicantes, se trata del 9757 apartado en Cerro Negro en febrero de 1993, trasladado a Las Matas pocas semanas después, y en agosto de 1994 al TCR. Finalmente fue desguazado en Aranda en 1996. Este tren suministró piezas a los preservados 9710 y al 9736 cuando fueron trasladados a Valladolid y Bilbao.  La foto está tomada en noviembre de 1995 por Ignacio Martín Yunta.
La misma situación anterior pero desde otra perspectiva. Ahora, en cabeza, nada menos que la 1701 de MZA (Foto: Ignacio Martín Yunta)

La cosa no empezó mal. Tras la baja en RENFE en 1988 del 
9701, se decidió su preservación para el Museo Nacional Ferroviario. Sin el motor de tracción y con la falta de algunas otras piezas fue estacionado en Madrid-Delicias y quedó completamente desatendido. Dado el estado en que se encontraba, en 1994 se tenía prácticamente decidido su desguace. Sin embargo ante la solicitud de cesión por la Asociación Bilbilitana de Amigos del Ferrocarril fue ubicado en la estación de Calatayud y rehabilitado mediante una ayuda de la Diputación de Zaragoza, y se utilizó como sede social de la Asociación. 


La 7706 traslada al 9701 a Calatayud (foto: J. López del Ramo)

Creo que esta cesión fue un error. Podría haberse satisfecho la petición con alguna de las composiciones que iban siendo dadas de baja, pero no con la primera de la serie, merecedora a todas luces de un sitio de honor en el Museo. En cualquier caso parece que ese sitio no existía -como hoy desgraciadamente sigue sin existir para la magnífica Montaña de Norte, el talguillo o incluso la "leona" 7301- y, probablemente, se pensó que la cesión era el mal menor. En cualquier caso hay que reconocer que la Asociación hizo un buen esfuerzo de restauración y el TER quedó en 1999 con una imagen impecable. Sin embargo, por cuestiones que no conozco exactamente, en el año 2012 la Asociación renunció a su custodia y lo comunicó tanto a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles como al ayuntamiento de Calatayud cuando ya el tren había sufrido varios actos vandálicos.



El 9701 en Calatayud en enero de 2014 (foto tomada del blog Unos cuantos trenes de Jorge Alvarado)

Otra imagen del 9701 en Calatayud en 2014 (Foto tomada del blog Unos cuantos trenes)

El ayuntamiento mostró su interés porque se siguiera conservando en la ciudad y a ello accedió la Fundación, que lo cedió de nuevo en 2015. A mi juicio, y sin tener todos los datos, creo que, de nuevo, fue un error. En cualquier caso, el Ayuntamiento acometió su restauración estética y dejó vacías las salas de viajeros (creo y espero que todas las butacas quedasen a buen recaudo) para la posible instalación de una cafetería-restaurante y una sala de exposiciones. En esta entrada del blog Treneando de abril de 2016 puede conocerse mejor la peripecia del 9701 y en esta otra del blog Unos cuantos trenes, la evolución de su restauración. Cuando escribo estas líneas -agosto de 2018- no sé cuál es exactamente su situación. 


El 9701 restaurado externamente en Calatayud en enero de 2017 (foto: Jorge del Valle Alvarado/blog Unos cuantos trenes)
Mucho más triste fue la "aventura" del 9703.  Tras ser dado de baja en 1994, sólo un año después de su reforma por Miro Reig, fue asignado a la UN de Mantenimiento de Infraestructura que lo envió al taller de Los Prados en Málaga para convertir el coche motor en un vehículo de reconocimiento de vía. Sin embargo el estudio económico no resultó positivo y el proyecto se anuló. Quedó apartado allí desde 1994 hasta 1999 sin ninguna protección. En el verano de ese año estuvo a punto por ser adquirido por una empresa de desguaces de Bobadilla pero finalmente lo compró un particular. Fue trasladado a San Pedro de Alcántara, parece que con la pretensión de instalar un restaurante en su interior.  En 2001 y por parte de la FFE le fueron retirados motor y transmisión para ser utilizados en la reparación del 9710 (que era el que, en principio, se había asignado a Mantenimiento de Infraestructura). El proyecto del restaurante no prosperó y lo que queda hoy de lo que antes era un TER no es sino un conjunto de restos fantasmágoricos medio tapados por la maleza y en un estado absolutamente irrecuperable.  Curiosamente hasta se hicieron algunas fotos de boda en su entorno e incluso se rodó en él este videoclip rap.  En fin, un interesante y triste relato de cómo el 9703 llegó a esta situación puede encontrarse en esta otra entrada del blog Treneando de mayo de 2016. Y aquí otro vídeo con una actualización de su estado en 2017. La verdad es que da pena y reparo verlo. 

Imagen de Google Maps donde se puede ver el estado actual del 9703 junto al campo de golf de San Pedro de Alcántara




Ésta y las dos imágenes anteriores fueron publicadas en el diario "La Opinión" de Málaga dando cuenta de la localización en medio de la maleza del 9703.

Otra, al final desgraciada historia, es la del 9736. Fue reformado en 1992 y pasó a Regionales siendo dado de baja en diciembre de 1995 y cedido posteriormente a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao. La Asociación efectuó varios viajes con él y trató de mantenerlo en situación operativa. 


El 9736 en sus buenos tiempos (foto: Milcien)

Sin embargo, hace algunos años manifestó a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles su imposibilidad para seguir haciéndolo. El tren quedó retirado en una vía de la estación de Abando sufriendo una degradación contínua y siendo finalmente destruido por un incendio el 9 de noviembre de 2014.



El 9736 en llamas (Foto Luis Calabor/Treneando)

La única esperanza que nos queda de disponer de un TER plenamente operativo está depositada en el 9710. Dado de baja en marzo de 1993 y cedido a la FFE permaneció en Cerro Negro realizando algunos viajes especiales durante 1994 y 1995, tales como Zaragoza-Teruel, Madrid-Cáceres o Madrid-Alcázar.  En 1996 fue cedido a la Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril (ASVAFER), haciendo con ella algunos viajes hasta que sufrió una avería en el turbo y otra en el inversor. Después permaneció mucho tiempo en el TCR de Valladolid. Cuando en el año 2013, la FFE recibió una solicitud para la cesión de un vehículo para la puesta en marcha del Tren Turístico de la Sierra Norte de Madrid sustentado por un consorcio de ayuntamientos de la zona (GALSINMA), se pensó tanto en el 9736 como en el 9710, siendo éste último el definitivamente escogido. Fue enviado para su reparación y puesta a punto a la Asociación para la Reparación de Material Ferroviario (ARMF) de Lleida a finales de octubre de 2013. Como siempre la Asociación realizó un magnífico trabajo y en la jornada de puertas abiertas de marzo de 2014 ya pudimos ver al tren casi a punto. 


El 9710 con su reparación casi finalizada en los talleres de la ARMF en marzo de 2014 (foto: Ángel Rivera)


El 9710 en Lleida recién acabada su restauración (Foto: ARMF)

A mediados de 2015, el tren estaba completamente restaurado y en perfecto estado de funcionamiento, tal como puede apreciarse en este vídeo de la ARMF, y dispuesto para llevar a cabo el proyecto de GALSINMA. Al parecer, dificultades en el seno de la citada organización y otras relacionadas con la infraestructura de la línea o algún malentendido con ADIF dejaron paralizados los planes. Dado que el tren no podía seguir indefinidamente en las instalaciones de ARMF, la Fundación decidió su traslado al Museo de Delicias, donde llegó el 20 de marzo de 2015. 


El 9710 llega al Museo de Delicias la noche del 20 de marzo de 2015 (foto: Treneando)

Aprovechando su estancia allí se han organizado visitas guiadas al interior del tren así como una exposición conmemorativa bajo la denominación "TER, 30 años de servicios ferroviarios"




Es verdad que, de vez en cuando aparecen noticias positivas sobre este proyecto pero el futuro del 9710 sigue siendo una incógnita. Crucemos los dedos.


El "último pitufo" en Delicias. Esperando el porvenir (foto: Ángel Rivera)

Confieso que tengo, como tantos españoles, un cariño muy especial a los TER. Fueron muchos años la imagen de la modernidad en RENFE. Dieron un servicio extraordinario. Se hicieron querer, y eran parte de nuestra familia. Que al menos nos quede el 9710el último pitufo.







BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

J. R. I (1984/1985): El TER, veinte años después. CARRIL, nºs 10 y 11. 


García Álvarez, A. (1994): Los últimos años del TER (1984-1994). Revista DOBLE TRACCIÓN, nº 7

Casas, J.C. (2001): Tren Español Rápido. Todo lo que usted debería saber sobre estos automotores. Ed. Reserva Anticipada.

Calvera Pi, J. (2009): Automotores diesel ancho ibérico español. Editorial Revistas Profesionales. Madrid.



Diversos artículos de Vía Libre.