domingo, 29 de julio de 2018

Crónicas de la vía estrecha (LII): Hacia el metro ligero: Las 3700 valencianas (FGV 3701 a 3740)

En una entrada anterior me ocupé de las unidades 3600 de FEVE que, aún sin ser su destino original, se habían enviado a Valencia para hacerse cargo de los servicios recién electrificados (1982) a 1500V entre Valencia y Vilanova de Castelló. Como las electrificaciones a esta tensión iban a seguir avanzando por las líneas del norte de la capital, y además gran parte del material de tracción era ya muy antiguo, FEVE convocó en 1983 un concurso para la adquisición de nuevas unidades de tren adecuadas, en la medida de lo posible, a los planes urbanísticos de Valencia y su área de influencia que evolucionaban -en el aspecto de los transportes- hacia la utilización del metro ligero. Todo ello se hizo en sintonía con la Consellería de Transports de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia. 

De todos modos el proyecto no era fácil porque se quería unir en un mismo tipo de vehículos las necesidades del transporte suburbano con las propias de un servicio tranviario de ciudad. En este contexto, y tras la revisión de las muchas opciones presentadas, el concurso se falló a finales de 1984 y se decidió la adjudicación de treinta unidades de tren articuladas  (UTAs) al grupo de empresas formado por la Compañía Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), Material y Construcciones (MACOSA) y Brown Boveri (BBC). En cualquier caso CAF y BBC subcontrataron con La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM) la construcción de parte de sus unidades.


La 3701 todavía en los talleres de CAF, con la última librea de FEVE y el logo provisional de la FGV (Foto: Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril)
Se trataba de unidades eléctricas compuestas de dos cajas iguales y tres bogies: motores los extremos y portador el central. Sobre éste se apoyaban los extremos de las dos cajas mediante unos mecanismos de articulación. Si bien los bogies eran un diseño propio de CAF, las cajas estaban basadas en las de los tranvías fabricados para la ciudad holandesa de Utrecht por dos firmas suizas. 


Uno de los "snelltram" de Utrecht en los que se basaron las UTAs 3700 valencianas (Foto: David Cantero)
El conjunto de los dos motores ofrecía una potencia contínua de 376 kW y unitaria de 440 y estaban regulados mediante chopper. Los sistemas de frenado eran tres: reostático, electroneumático y electromagnético al carril. La velocidad máxima era de 80 km/h, las aceleraciones y deceleraciones de 1 m/s2.  La capacidad total de unas 160 plazas, con asientos tapizados y ubicados de dos en dos a ambos lados del pasillo central (asientos elegidos por votación popular junto con la decoración exterior a partir de una maqueta expuesta previamente en la estación de Pont de Fusta).  Contaban con climatización,  iluminación fluorescente y una suave suspensión, lo que impactó muy positivamente en las opiniones de los viajeros. Las cajas eran de tipo autoportante en acero diseñada por exigencia de FEVE para unas compresiones más propias de un servicio ferroviario que tranviario, y que se justificaron por los posibles choques a causa del gran número de pasos a nivel a atravesar. En el fondo, y aunque intentando acercarse al concepto tranviario mediante la caja articulada, el resultado final era un convoy más de tipo metropolitano. 

A estas unidades FEVE las asignó la serie 3700. Fueron por tanto las 3701 a 3730 distiguiendo una caja de otra por las letras A y B. Las primera unidad se recibió en noviembre de 1986, cuando ya estaban firmadas la transferencia de las líneas a la Generalitat Valenciana pero seguían explotadas por FEVE en tanto se constituía la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV); situación que provocó algunas tensiones. Llegó con la librea de FEVE en gris claro, rojo y naranja pero sin su logo, que fue sustituido por uno provisional de la FGV.  


La segunda unidad se entregó en marzo de 1987; venía ya con los colores de la FGV y el logotipo definitivo y con ella se hizo la presentación oficial de estos trenes. 


La 3702 en la presentación oficial de la serie 3700. Aunque no se aprecia en esta foto en blanco y negro lleva ya la librea de FGV en naranja y blanco y su logo definitivo (foto: CARRIL)

Es interesante recordar que la unidad 3704, tras salir de la fábrica de CAF en Beasain en mayo de ese mismo año, se dirigió a Martorell para hacer pruebas de estabilidad dinámica en la red de FGC, trasladándose tres días después a Valencia y en concreto a los talleres de Torrent donde las 3700 quedaban ubicadas. 



Un testimonio realmente interesante obtenido el 14 de mayo de 1987 en el depósito de Martorell de los Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña (FGC). De izquierda a derecha la veterana eléctrica 304 (Pachanga), los automotores 3006 y 3015, la valenciana 3704 presente allí por pruebas de velocidad y la "copito" 211.01 (foto: CARRIL)

Progresivamente se fueron incorporando al servicio entre Valencia y Vilanova de Castelló potenciando al de las 3600. Acabadas las electrificaciones de las líneas 1 y 2 (Bétera y Lliria) se incorporaron también a éstas.



Una 3700 en pruebas en El Realón (foto: CAP)
La 3721 en la estación de Torrent Avinguda (foto: Daniel Erler)
La 3730 (Foto: Javier Aranguren)

Las 30 unidades quedaron completamente recibidas en 1988 y circularon ya desde el principio y casi siempre en doble tracción debido a su relativamente escasa capacidad de viajeros. Ante su adecuado comportamiento y la necesidad de aumentar las frecuencias de los servicios, la FGV encargó diez nuevas unidades del mismo tipo que fueron recibidas en 1990 y que incluían ya algunas mejoras en su comportamiento dinámico y en el confort de los espacios de viajeros. Fueron las 3731 a 3740. Tenían un frontal algo diferente en cuanto a la disposición de luces, un nuevo proyector de dos lentes e iban dotadas de faldones inferiores. Con todo ello daban una imagen "más alta" que sus antecesoras. Algunos de estos cambios ya fueron introducidos en principio en la 3730 cuando se la rehabilitó tras un accidente.


La 3738, una UTA de la segunda serie, en la factoría de CAF (Foto: Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril)

A partir de 1998 su librea amarilla y blanca fue siendo sustituida en la mayoría de las unidades por la nueva roja y blanca.


Las 3720 y 3740 con distintas libreas en Valencia-Sud (Foto: David Cantero)
La 3701 entrando en Carlet (Foto: David Cantero)
 Su funcionamiento, en buena parte de sus recorridos como verdaderos trenes de vía estrecha, las supuso un gran desgaste agravado por un mantenimiento deficiente. Empezaron a tener problemas y algunos accidentes siendo el más grave y trágico de todos el del 3 de julio de 2006 junto a la estación de Jesús. Algún tiempo después, argumentando un funcionamiento poco seguro y una gran ocurrencia de problemas, se decidió su retirada, lo que ocurrió entre 2009 y 2010, siendo sustituidas por veinte trenes de la nueva serie 4300. Quedaron por tanto apartadas prácticamente a la mitad de su potencial vida media. 


La 3704 en Seminari, dispuesta a salir hacia L'Alcudia (Foto: David Cantero)



La 3740, última de la segunda serie con la librea en blanco y rojo (foto: Carlos Olmos)
La 3702 en la estación de La Canyada (foto: Jean Pierre Vergez-Larruy)

La 3706 en Bétera (Foto: David Cantero)

Esta foto, obtenida durante los trabajos de retirada de las 3700, nos permite ver la estructura del bogie portador central sobre el que se apoyaban los correspondientes extremos de las dos cajas (foto: Vía Libre)


La mayoría de estas unidades han estado apartadas muchos años en los talleres de Torrent y en buena medida han sido ya desguazadas.  


Gran cantidad de trenes de FGV, entre ellas varias 3700, en el exterior de los talleres de Torrent en septiembre de 2013 (Foto: David Cantero)
Una vista más general de los trenes apartados en Torrent en septiembre de 2013 (Foto: David Cantero)
En este caso es la 3703 la que aparece en el exterior de la nave de Torrent. A su izquierda un interesante "veterano". De acuerdo con David Cantero podría tratarse de un "bujía" muy reformado (Foto: David Cantero)

Cabe citar que en el incendio ocurrido en su zona exterior en mayo de 2016 se quemaron varias de ellas



Incendio en la zona exterior de los talleres de Torrent (foto: a través de Asturtren)

 Por su parte, la 2703 fue cedida para simulacros a las instalaciones del Ejército en Bétera; la 2722 fue vendida a Vossloh y sufrió algunas reformas en los talleres Susundegui. 


Las últimas noticias es que solamente se conservan -o se van a conservar- la 3702 preservada en el museo de Torrent, la 3714 por su involucración en el accidente del año 2006 y la 3734. Creo que, preservar al menos una de ellas es importante para la historia de la vía estrecha española dado su acercamiento pionero, más o menos acertado,  al concepto de los metros ligeros.


(Foto: Jean Pierre Vergez-Larruy)



FUENTES CONSULTADAS

Roselló, J. (1987): Unidades articuladas para Valencia. Revista CARRIL, nº 21

Aranguren, J. (1992): Automotores españoles. Autoedición.

Mi agradecimiento especial a David Cantero por sus fotos, comentarios y datos de interés.