domingo, 16 de diciembre de 2018

Crónicas de la vía estrecha (LXII): De Mollerusa a Balaguer: El pequeño tren de la Azucarera del Segre

En nuestro recorrido por la vía estrecha catalana, llegamos hoy a la única línea de este tipo que, con servicio de viajeros, existió en la provincia de Lérida. Se trata del ferrocarril de vía métrica que unió Mollerusa con Balaguer durante unos cincuenta años y que tuvo como objetivo básico el apoyo a la producción de azúcar que a principios del siglo XX se cultivó en las comarcas leridanas de La Noguera y L´Urgell. Era un ferrocarril de vocación claramente industrial que se vio forzado a prestar servicio público por presión de las autoridades al constatar que los habitantes de la zona lo utilizaban sin que la empresa tuviera autorización para ello. 

La historia empieza tras la pérdida en 1898 de la isla de Cuba. Esta circunstancia quebró el suministro de azúcar de caña en España y se hizo urgente el establecimiento de grandes cultivos de remolacha azucarera en distintas zonas españolas, así como de fábricas para su procesamiento. En el caso de Cataluña la primera se estableció en la localidad leridana de Menàrguens por la entidad M. Bertrand y Compañía Sociedad en Comandita, muy cerca de plantaciones de remolacha en zonas de regadío aledañas al río Segre. En este contexto se hacía necesario el establecimiento de un ferrocarril para el transporte de la materia prima hasta la fábrica así como para situar al producto elaborado en una vía principal de comunicación para su distribución. De este modo se proyectó un ferrocarril de ancho métrico entre la estación de Mollerusa -en la línea de Zaragoza a Barcelona- hasta Térmens y Balaguer con una pequeña prolongación desde Térmens hasta la fábrica de Menàrguens. El recorrido era de 28 km en un terreno muy llano siendo solamente necesarios dos puentes para salvar los ríos Segre y Corb. 

Plano de la línea (Tomado del libro "El Ferrocarril de Mollerusa")

El ferrocarril empezó a circular en 1901 entre Mollerusa y Menàrguens aún sin tener las autorizaciones necesarias (cabe decir que la vida de este ferrocarril se desarrolló en el marco de una continua problemática administrativa) y no llegó a Balaguer hasta 1903. En 1902, su compañía propietaria pasó a denominarse Azucarera del Segre S.A. que en 1904 lo arrendó a la Sociedad General Azucarera Española, que se hizo cargo de la explotación de la línea. Como apuntaba más arriba, aunque no tenía autorización para el transporte de viajeros, estos lo utilizaban de un modo u otro, incluso de forma gratuita. Ante esta situación,  en 1905 y por insistencia de las autoridades se abrió al servicio público inaugurándose éste entre Mollerusa y Balaguer el 26 de noviembre de ese año, mientras que en el tramo Térmens-Menàrguens se hizo en 1906.

Para la explotación se adquirieron en 1900 seis locomotoras a la factoría Orenstein&Koppel. La nº 1 era del tipo 020WT y las otras cinco del 030WT. Para prestar el servicio de viajeros se compraron a Material para Ferrocarriles y Construcciones trece coches y cinco furgones. Por lo que respecta al transporte de mercancías se contó con un parque de unos 150 vagones de distintos tipos. 

La apertura del ferrocarril supuso una mejora sustancial de las comunicaciones entre las comarcas afectadas pero la apertura en 1924 del ferrocarril de vía ancha entre Lérida y Balaguer motivó la pérdida casi total del tráfico de mercancías. En este escenario hubo intentos que no prosperaron para extender la vía férrea hasta otras poblaciones, como por ejemplo Igualada, y establecer así una mejor conexión con Barcelona a través de los Ferrocarriles Catalanes. 

Un convoy en la estación de Mollerusa. Casi toda la documentación gráfica de este ferrocarril proviene de antiguas tarjetas postales (Fondo Miguel Diago Arcusa)
Otra imagen de la estación de Mollerusa (Foto: Fundación L. Roisin)

Y otra más...(www.fotosdecatalunya.cat)



Estación de El Palau d´Anglesola, muy cerca de Mollerusa (Foto: Joan Espina)
La estación de Bellvis, casi a medio camino entre Mollerusa y Térmens (Foto: Joan Espina)
...Y la de Balaguer (Fondo Miguel Diago Arcusa)

La Guerra Civil dañó seriamente las instalaciones del ferrocarril entre Térmens y Balaguer. Gestionado por un Comité Obrero, sólo circuló durante algunos periodos, haciendo con frecuencia viajes nocturnos entre Térmens y Mollerusa. Tras la finalización de la guerra, y de nuevo en funcionamiento, hubo negociaciones entre las empresas propietaria y arrendataria para establecer mejoras pero los distintos intentos no llegaron  a buen fin. 


Horarios de diciembre de 1939. Como puede verse todavía no circulaban trenes entre Térmens y Balaguer

Horarios de julio de 1945. Los servicios de viajeros eran ya muy reducidos. Prácticamente un tren diario de ida y vuelta y algún otro servicio suelto coincidiendo probablemente con días de mercado.

Así, tras continuas pérdidas provocadas por el descenso en la producción de remolacha y la competencia de otros transportes, en 1947 la compañía propietaria, que ahora se denominaba Industrias y Transportes del Segre, renunciaba a su autorización -todavía provisional- de explotación y el 1 de julio de ese año suspendió el servicio de viajeros entre Térmens y Balaguer, aunque por cuestiones administrativas debió ser reanudado en el mes de agosto. Con muchas dificultades el servicio se mantuvo hasta finales de 1950. Es realmente curioso a este respecto que la concesión definitiva de la línea llegó en julio de ese año, tras 45 de provisionalidad y precariedad, una concesión a la que la compañía renunció definitivamente. En cualquier caso el pequeño trayecto entre Térmens y Menarguens siguió operativo hasta mediados de esa década de los cincuenta cuando cerró definitivamente la fábrica azucarera. 

Todo el material fue desguazado aunque nos quedan, en principio y como recuerdo, las locomotoras 2, 3 y 6 si bien ignoro su estado concreto de conservación en la actualidad: 

La 2 debe encontrarse en la empresa Mecanización S.A. del polígono zaragozano de Cogullada:

(Foto: Severino Rodriguez Garabito)

La 3, estuvo un tiempo en el restaurante "La Muntanyeta" en La Jara, cerca de Denia, como muestra esta foto de Manuel González Márquez:



Poco se sabe de su trayectoria posterior pero según la página web de Locomotoras de vapor preservadas en España, en la actualidad es propiedad de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Castellón y parece estar en un almacén de la Diputación de Castellón:

(Foto: Rius Safont)



Y la 6 se encuentra en las Industrias López Soriano de Zaragoza: 


(Foto: autor desconocido)

Curiosamente, en una plaza de Mollerusa es una "Berga" de los antiguos Ferrocarriles Catalanes la que, junto a una placa conmemorativa, recuerda a su antiguo tren:

(Foto: www.trenscat.com)

Con esta entrada finaliza la serie de trece dedicadas a la vía estrecha catalana. La próxima "crónica de la vía estrecha" comenzará a recorrer ya las pequeñas líneas aragonesas.



FUENTES CONSULTADAS:

Alcaide, R. (2005): La vía estrecha en Cataluña: industria, ocio y servicio público. En "Historia de los Ferrocarriles de Vía Estrecha en España". Ed. Fundación de los Ferrocarriles Españoles. 




Obra de referencia:

Salmerón, C. (1988) El tren de Mollerusa. Ed. Términus