jueves, 30 de mayo de 2013

Las Mikados de Algodor: morir a los veinte años



(Actualización del 12 de marzo de 2014)


Siempre tuve la impresión que la estación de Algodor, empalme de las líneas Madrid-Ciudad Real-Badajoz y Aranjuez-Toledo, servía básicamente para almacenar material móvil retirado o en espera de destino. Cuando era un chaval y viajaba de Aranjuez a Toledo en aquel ómnibus denominado El Turista, allá durante los sesenta y principios de los 70, me acuerdo que, al entrar en esta estación,  aparecían a la derecha en la dirección de la marcha un gran número de antiguas locomotoras de vapor a la espera de desguace. ¡Cuanto hubiera dado muy pocos años después, cuando ya pude disponer de una cámara muy elemental, pero cámara al fin y al cabo, por que hubieran seguido allí! Pero no, cuando eso fue posible, a principios de enero de 1976, sólo quedaban junto a la placa giratoria y al depósito de agua, tras solitarias Mikados, rodeadas ya de hierba seca y de impresionantes cardos y con el aspecto de llevar ya bastante tiempo apagadas.

Dos de las Mikados estacionadas en Algodor. La tercera está tapada por ellas.
Era la primera vez que fotografiaba locomotoras y me sentía la persona mas feliz del mundo moviéndome a mis anchas entre ellas y sacándolas desde todos los ángulos y perfiles. Pero junto a esa felicidad sentía también mucha tristeza. Primero, por no haber podido fotografiar también a sus viejas hermanas que allí estuvieron tantos años y, sobre todo, por saber que estas queridas Mikados, de las que tantas veces había disfrutado en mis viajes y con las que tanto había ido aprendiendo sobre locomotoras, no volverían a echar humo nunca más. 


Las recuerdo bien. Allí estaba la 141F-2325. Fabricada por MACOSA en 1957 pasó buena parte de su vida en los depósitos  de Girona y Salamanca hasta que en 1972 pasó destinada al Servicio Militar de Ferrocarriles en Campamento. Fue por poco tiempo: a mediados de 1975 estaba ya retirada en Algodor.
141-2325





Frontal de la 141F-2325


La 141F-2325 hizo sus últimos servicios en el Servicio Militar de Ferrocarriles


La 141F-2334 estaba situada a continuación de la 2325. Presenta ya los detalles típicos de las Mikados construidas por la Maquinista.
Tras ella estaba la 141F-2334. La construyó la Maquinista Terrestre y Marítima en 1955. Estuvo asignada a los depósitos de Zaragoza y de Arroyo de Malpartida hasta que en 1975 también aparece retirada en Algodor.
Cabina de la 2334

 Y al lado de ellas, la 141F-2243. Construida en 1954 también por MACOSA, trabajó en León, Zaragoza y Ciudad Real para acabar también en 1975 en Ciudad Real.


La 141F-2243 estaba junto a sus hermanas pero en vía aparte

Si bien parece lógico que, tanto la procedente de Campamento como la de Ciudad Real fueran a parar a Algodor, es un poco mas misterioso el motivo de que apareciera allí la 2334 de Arroyo. En cualquier caso, todas ellas fueron desguazadas poco después en Puente Geníl  con sólo poco mas de 20 años de vida. Una lástima cuando la mayor parte de esta serie estaba fuelizadas y podían haber prestado aún un buen servicio.



Cuando me retiraba de allí oí el ruido inconfundible de los motores de una 4000. En efecto, llegaba la 340-018 creo que en dirección Ciudad Real-Madrid, arrastrando unas cuantos vagones plataformas. Que poco podía imaginar yo en aquel momento que aquellas hermosas cuatromiles, al igual que las Mikado, tendrían  también una vida muy corta...¡también 20 años! y no por su indiscutible calidad sino por no haberlas elegido adecuadamente para los servicios que debían realizar. ¡Cuanto esfuerzo y dinero perdido!





FUENTES CONSULTADAS

Ángel Maestro y Josep Miquel: "Las 141F de la RENFE". Reserva anticipada Ediciones. Barcelona, 2007

6 comentarios:

  1. buen articulo,desaparecieron varias fotos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el aviso. Ya están repuestas.

    ResponderEliminar
  3. En sus buenos tiempos,creo que esta zona,a juzgar por las imágenes,debia de presentar un más que atractivo e interesante ambiente ferroviario,al menos,esa sensación siempre me han sugerido las imágenes.Lastima verdadera esas Mikados,en ese ambiente de abandono absoluto,imagino que en el momento en que fueron apartadas allí,aun presentarían un aspecto cuidado y pulcro,con más que suficientes razones para haber prestado sus servicios unos cuantos años más.Curiosa la 2325 luciendo la inscripción,logicamente,de la institución donde desempeñaría sus labores en los últimos años,imagino allí estaría también en un excelente estado de conservación hasta su retirada.No merecían ese abandono final para nada,cubiertas de maleza y sin haberse aprovechado realmente lo suficiente.Emotiva la imagen de la 4000 y el 303 de fondo,¡ahí es nada!,y lo principal,todas las sensaciones y emociones que describes en el texto,punto de partida para muchísimas más venideras,¡por muchas veces!....

    ResponderEliminar