domingo, 25 de marzo de 2018

Crónicas de la vía estrecha (XLIII): "Apolos" (FEVE 2401-2451 a 2429-2479)

Recuerdo que a mediados de los 80 leí, no se si en "Vía Libre" o en alguna de aquellas primeras revistas pioneras como fueron "Ferrocarril" o "Amigo Tren", que FEVE iba a poner en servicio en la línea de La Robla unos modernos automotores dotados de toda clase de comodidades -incluido vídeo- y que iban a llevar incluso máquinas de comidas y bebidas. Me pareció el "no va más" en la vía estrecha española y me propuse hacer ese viaje cuanto antes entre León y Bilbao.

Pero ese "cuanto antes" duró unos 25 años y fue en el verano de 2010 cuando lo efectué. Al fin conocí en directo a los "Apolos" aquellos automotores para mí legendarios. Eso sí, fui advertido seriamente -y dos veces- por un preocupado ferroviario de la estación de León de que aquel tren no llevaba comida ni bebida y que me lo pensara bien si mi intención era llegar hasta Bilbao. Por supuesto yo tenía claro que los tiempos habían cambiado y que aquellas comodidades de los años 80 ya habían desaparecido; por tanto iba bien pertrechado para sobrevivir a las siete horas de viaje. En fin máquinas expendedoras ya no habría, pero salí al andén y allí estaba el "Apolo" (técnicamente "Mini apolo") 2422-2472  esperándome. En él pasé una de las mejores tardes ferroviarias de mi vida.


El 2422-2472 en la estación de León, el 24 de julio de 2010. En segundo plano, El Transcantábrico que aquel día comenzaba viaje allí (foto: Ángel Rivera)

A principios de los 80 FEVE vio llegado el momento, tras muchas dificultades económicas durante los años setenta, de mejorar sus servicios de largo recorrido que hasta ese momento estaban a cargo de los eficientes MAN. Éstos necesitaban ya una remodelación para orientarlos hacia servicios de más corto alcance, e ir a su vez sustituyendo a los veteranos Billard y Ferrostaal. En este contexto FEVE contrató con La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM) el suministro de catorce trenes (o unidades de tren, UT) diésel compuestos de tres coches (motor, remolque, motor). Cabe decir a este respecto que en el diseño original, el tren constaba de dos coches motores pero la compañía solicitó la inclusión del remolque preocupada por la posible insuficiencia de plazas sentadas. 

Los trenes llegaron entre 1983 y 1984 e integraron la serie 2401-5451-2451 a 2414-5464-2464. Estaban dotados de dos motores MAN de seis cilindros (uno en cada coche motor) de 280 CV cada uno en régimen continuo, conectados a alternadores que alimentaban a los motores eléctricos situados en los bogies motores. La parte eléctrica provenía de Brown Boveri. Estaban dotados de freno eléctrico reostático y la suspensión secundaria era neumática. El número total de plazas era de 101 distribuidas entre el coche motor con furgón (27), el coche remolque (43) y el otro coche motor (31). Eran asientos bastante cómodos en disposición 2+1.


El 2401-5451-2451 recién construido y todavía en las naves de la MTM (foto: MTM)

A diferencia de los MAN, tenían una electrónica muy sofisticada y diversos mecanismos de seguridad. Supongo que estas características son las que originaron que en seguida fueron conocidos como "Apolos" entre el personal de FEVE, ya que en aquella época hacía poco que había finalizado el programa espacial "Apolo" de exploración lunar. Sin embargo originaron diversos problemas de mantenimiento durante los primeros años debido sobre todo a esa electrónica, como también lo hicieron los canales de calefacción. Se acometieron una serie de reformas que los subsanaron pero, en cualquier caso, quedó aquella famosa frase de "Esto es más complicado que el mecanismo de un Apolo". 

Su primera librea era una combinación de blanco con líneas granate en los laterales, gris con granate en los frontales y gris en el techo y estaban dotados de una puerta frontal de intercomunicación entre trenes para el caso de circular en mando múltiple. Según se iban recibiendo se ocupaban de los servicios regionales de la cornisa cantábrica. 


El 2403-5453-2453 en Cabezón de la Sal en 1989 (foto: J. Aranguren)
El 2401-5451-2451 en Santander en 1990 (foto: J. Aranguren)
Ya en 1983, al tiempo que se iban recibiendo las primeras composiciones, FEVE decidió dotarse de más trenes de este tipo pero dotados sólo de los dos coches motores y suprimiendo el remolque intermedio. En la parte mecánica eran similares a los "Apolos" mientras que la carrocería se modificó ligeramente suprimiendo la puerta frontal pero disponiendo puertas en el lateral de la cabina de conducción. Además, el frontal disponía de una única ventana corrida en lugar de las tres de los anteriores. En algunos de estos trenes -sobre todo en los destinados a la larga línea de La Robla- se aumentó el confort para los pasajeros mediante la instalación de un sistema de vídeo, música ambiental y de máquinas distribuidoras de comida y bebida. Constituyeron la serie 2415-2465 a 2429-2479 y se construyeron de nuevo por la MTM, aunque los coches motores con furgón lo fueron por MACOSA. Se recibieron entre 1985 y 1986  y sus primeros servicios los desarrollaron en la línea de La Robla, si bien pronto se extendieron por toda la cornisa cantábrica permitiendo la sustitución completa de los MAN y de algunos trenes convencionales de viajeros que todavía operaban.


El "Mini Apolo" 2418-2468 circulando entre La Vecilla y Boñar en la línea de La Robla en abril de 1987 (foto: Luis Ignacio Alonso)

El primero de los "Apolos", el 2401-5451-2451, tuvo una vida corta ya que el 4 de enero de 1986 sufrió un incendio haciendo un tren regional entre Ferrol y Gijón y, dados los daños sufridos, se decidió su desguace. También, y a raíz de otro accidente el 25 de septiembre de 1992, se desguazó el coche motor 2409

En la segunda mitad de los 80, se pasó a la librea amarilla y blanca:


El "Mini Apolo" 2425-2475 en la estación de Gijón, en agosto de 1990. Detrás aparece otra composición de este tipo (foto: Ángel Rivera)

Los coches motores 2452 y 2455 con la nueva librea. Santander, 1990 (foto: J. Aranguren)

Todo un muestrario de vehículos FEVE con la nueva librea: de izquierda a derecha una unidad MAN, una locomotora 1600, un Mini Apolo y un Apolo. Bilbao, junio de 1991 (foto: Javier Aranguren)

Poco a poco, y en la medida en que los motores MAN iban envejeciendo, se hacía más patente la escasez de potencia de los "Apolo". Para no forzarlos demasiado, se fueron retirando progresivamente los remolques centrales y quedaron como trenes de dos coches motores igualándose de este modo a los "Mini Apolos" de los que ya sólo se distinguían por el diseño frontal. 

En 1993 se decidió la venta de dos trenes a la compañía costarricense INCOFER. Fueron los 2412-5462-2462 y 2414-5464-2464.

Entre octubre de 1995 y mayo de 1997 se llevó a cabo un repaso general de chapa y pintura incluyendo cinco remolques de los cuales alguno volvió a circular por breve tiempo.  Pero ya, en este mismo 1997, FEVE decidió realizar una gran reparación a todos los trenes. De esta forma,  y entre otras acciones, se les dotó de aire acondicionado así como de nuevos interiorismos (uno para los servicios regionales y otro para los de cercanías) y se cambiaron los pupitres de conducción. También se cambió la distribución de los bogies de modo que los de tracción pasaron a ser los más cercanos al fuelle de intercomunicación disminuyendo así sustancialmente anteriores problemas de patinaje, y se sustituyeron los primitivos motores MAN por nuevos Volvo de 360 CV. Los circuitos de control y mando se integraron en un autómata programable y se mejoró también el equipo de motor de freno.


Cruce de "Apolo" y "Miniapolo" en Llanes en enero de 1997 (Foto: R. Capin/Maquetren)

Desde el punto de vista de la carrocería, se dispuso de una nueva puerta frontal en un costado eliminándose las puertas laterales de acceso a las cabinas. Se cambiaron las ventanas y se dispuso un acristalamiento corrido. Se instaló un WC químico y se renovaron los asientos de dos tipos distintos de acuerdo con los servicios a realizar. Así, para los regionales sus 60 asientos eran acolchados y orientables en disposición 2+1, mientras que para cercanías se dispusieron 92 asientos fijos en disposición 2+2. Por su parte, l
a librea cambió a la entonces unificada de FEVE para su material diésel: fondo blanco con franja azul oscura. Cabe añadir que, en el marco de esta reforma, el remolque 5461 se transformó en coche motor y se le asignó el número 2409, que como hemos visto correspondía a un coche motor accidentado y desguazado. También se aprovechó esta ocasión para reconvertir a "Apolo" el tren prototipo FEMA serie 2500, que no tuvo descendencia, y que quedó matriculado como 2401-2451 ya que el original de esta numeración había sido dado de baja en 1986 como ya he apuntado más arriba. 


El 2404-2454, ya modificado y con su tercera librea, circula entre Santander y Bilbao en junio del 2000 (foto: Victor M. García Lázaro)


El 2406-2456 en El Berrón en junio de 2001 (foto: Tony Hermida)

El primer tren reformado fue el 2410-2460 que entró en operatividad en julio de 1998 y fue enviado a la línea de Cartagena a Los Nietos. En ese mismo año se entregaron otros cuatro trenes más con interiorismo para cercanías y, de nuevo, uno de ellos fue destinado a Cartagena.



El 2410-2460 en Cartagena junto a un MAN en 1999. Éste y el otro "Apolo" enviado tuvieron problemas con las altas temperaturas y fueron pronto sustituidos por los MAN reformados de la serie 2600 (foto: Victor M. García Lázaro)
En 1999 se entregaron otros siete trenes reformados ; en el 2000, ocho y en el 2001 los siete últimos.

Hacia el año 2005 se procedió a un nuevo cambio de librea, ahora en blanco, azul y amarillo con un gran anagrama de FEVE en los laterales: 


El 2422-2472 en Puente San Miguel, con la cuarta librea (foto: Victor Vicario)

De nuevo el 2422-2472 fotografiado ahora en marzo de 2008 haciendo un servicio León-Bilbao (foto: Victor Vicario)
En el año 2009, coincidiendo con la llegada de los primeros trenes de la nueva serie 2700, de nuevo volvieron a venderse a INCOFER otros cuatro trenes, los  2404-2454, 2410-2460, 2411-2461 y 2413-2463


Embarque de "Apolos" en Avilés hacia Costa Rica en el año 2009 (foto: autor desconocido)



El 2411-2461 circulando por Costa Rica (foto: a través de Treneando)

También en ese año se enviaron a Argentina seis composiciones para líneas férreas del norte del país. 



Un "Apolo" en Argentina con el logo del Bidentenario argentino (foto: Ferroiskander)

En 2011 marcharon de nuevo para Costa Rica tres trenes,
y por fin, en 2012, de nuevo INCOFER adquirió otros seis trenes más. 


En enero de 2011 el 2416-2476 estaba preparado en Avilés para partir hacia Costa Rica (foto: blog Lavagoneta)




En agosto de 2011 obtuve esta foto desde el exterior del depósito de El Berrón. Junto a un coche del Expreso de La Robla y algunos trenes 2600 o 3600, aparece el "Apolo" 2429-2479, último de la serie, con colores del Bicentenario argentino, aunque definitivamente fue vendido a Costa Rica (foto: Ángel Rivera)
Todavía en 2013 se vendió a Costa Rica el "nuevo" 2401-2451 (antiguo FEMA). Lució durante una semana el logo de RENFE-FEVE (Foto: José Luis Fernández/CARRIL)

Con el comienzo de 2013 FEVE fue convertida en RENFE-Ancho Métrico y comenzaron, quizás más bien se intensificaron, los problemas de operatividad, algo a lo que contribuía en gran manera los continuos problemas con los vehículos de las series 2700 y 2900. De este modo, aunque en un principio estaba prevista la venta de todos los "Apolos", el proceso se paralizó y a finales de 2017 se ha puesto en marcha la revisión en profundidad y la reforma de los ocho trenes que permanecen operativos y que son los 2402-2452, 2419-2469, 2421-2471, 2422-2472, 2424-2474, 2426-2476, 2427-2477 y 2428-2478. Esta tarea tomará un año o año y medio pero según alguna noticia muy reciente parece que en el 2424-2474 ya se acaba de realizar. 


Aún con todas las dificultades de material en mayo de 2016, el 2421-2471 participó con esta curiosa librea en el rodaje de una película. (Foto: José Luis Fernández/CARRIL)
En julio de 2017, el 2421-2471 fue también el primer "Apolo" en recibir la nueva librea RENFE-FEVE. Aquí está fotografiado en Llanes junto el "ikea" 2729-2730 (Foto: Civia-RMF-Trenes)

Espero que estos eficaces trenes duren todavía unos años y vuelva a disfrutarlos de nuevo. Tras aquel viaje del verano de 2010, en 2011 viajé también en uno de ellos -no recuerdo el número- entre Mercadillo-Villasana y Mataporquera. Era un viernes por la tarde y el tren iba abarrotado de bilbaínos que se trasladaban de fin de semana hacia el norte de Burgos y de Palencia. La subida del puerto de Cabrio fue épica con el tren al límite de sus posibilidades...pero llegamos puntuales a Mataporquera. La vuelta a Mercadillo la hice esa misma tarde en un 2700. Pero era otra cosa.


(A. Rivera)



FUENTES CONSULTADAS:

Aranguren, J. (1992): Automotores españoles.

Capín, R. (1997): Los Apolos. Maquetren nº 58

Rentero, L. (2001): Estado general y modernización del parque de material comercial de FEVE. Revista CARRIL nº 57.

Olaizola, J. (2016) FEVE: una breve mirada al material móvil. Revista de Historia Ferroviaria, nº 18

Listadotren

Ferropedia




























Listadotren 



12 comentarios:

  1. Los "Apolos"¡Que recuerdos!,los maravillosos automotores diesel Feve 2400,veo que también has tenido oportunidad de haber viajado en ellos,y que han supuesto para ti un muy grato recuerdo.Personalmente,te puedo comentar la cantidad de veces que habre viajado,y aun,sigo viajando en ellos!.Efctivamente,el sobrenombre de "Apolos",les venía debido a lo avanzado técnicamente para su época.Guardo unos recuerdos maravillosos de ellos,en viajes Santander-Bilbao,aun siendo recién estrenados,recuerdo sus frecuentes averias e inutilizaciones,que hacían que,en numerosas ocasiones,cuando el automotor estaba dispuesto en el anden para partir,fuera sustituido a ultima hora "in extremis" por una Alsthom 1000 y coches de material convencional en el trayecto Santander-Bilbao,que personalmente tantas veces pude realizar.Tengo estupendos recuerdos,y entrañables,del viaje a bordo,pues el automotor prodecente de Asturias,se reutilizaba para el servicio hacia Bilbao,con salida a las 13:55,con los viajeros comentando los retrasos,incidencias,incluso compartiendo la clásica tortilla de patata,o bocadillo de filete a bordo,(esto ultimo,ya lo comento como recuerdo personal y con todo cariño,de inolvidables recuerdos a bordo).Quiza,para algun viajero "exigente",hubiera supuesto incomodidades todo lo que personalmente quiero expresar,pero,para mi,supone une época muy feliz y entrañable de mi vida,estos recuerdos a bordo de los 2400.De nuevos,recien estrenados,lucian esas cortinillas anaranjadas y resposacabezas en sus asientos a juego,identicos a las ultimas 6 unidades 3500 que se entregaron.,y que les acreditaban imagen lujosa y moderna en su epoca.Recuerdo en un viaje Bilbao-Sntander una inutilización del automotor en Aranguren,con destino Santander,nos transbordaron a un Man 2300,yendo la mayoría de viajeros en pie.Personalmente,me gustan mas la segunda entrega de los 2400,con el frontal con la única luna y dos coches.Son unos automotores,como muy bien seguro recordaras,Angel,con una aceleración,lenta,pausada,(pongamos,simiiar a las Henschel 1400),pero,con sensación de poder y seguridad,personalmente,y no es por desmerecer,los prefiero con diferencia a los nuevos automotores 2700,en cuanto a comodidad,regularidad de marcha y categoría,a pesar de su mayor olorcillo a gasoil y su bruta-ruda aceleración y sonido,prueba de ello es que al menos,en Cantabria el 50%,o incluso un 60% de los servicios entre Santander-Bilbao/Oviedo,aun se cubren con los "Apolos",y esperemos por mucho tiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jose. Comparto tu opinión sobre los 2400. Una lástima que 2700 y 2900 no estén siendo su digna sucesión. Esperemos que cuiden bien a los ocho que nos quedan!

      Eliminar
    2. Yo,personalmente,y sin menospreciar a los nuevos 2700,prefiero los "Apolos",los encuentro mas comodos y espaciosos,y,en mi opinión,aunque tengan la aceleración mas tardia,en regularidad de marcha ganan con respecto a los 2700.En los 2900 nunca he viajado,pero hace unos meses tuve la oportunidad de ver uno de ellos cubriendo el trayecto Oviedo-Santander,y me llamó muchisimo la atención,pues nunca había tenido ocasión de ver a estos últimos cubriendo ese servicio,debia ser un caso excepcional.Esteticamente también me gustan mas los 2400,ademas,por supuesto por motivos nostálgicos.El único "Fema"que curiosamente tambien se englobó en la serie 2400,pude conocerlo en estado original,seria el año 1991,que estuvo una muy pequeña temporada en Cantabria cubriendo cortos trayectos como Santander-Astillero,pero,no tuve ocasión de viajar en el,tambien en una ocasión lo vi tras su reforma,como aparece en la imagen 20 en la entrada de Santander,pero,me gustaba mas en estado de origen.Imagino perfectamente esa subida epica que describes al puerto del Cabrio!,que sensación de poder desprenden,¿verdad?,sobre todo en las puestas en marcha,de ahí te comentaba esa aceleración "bruta","ruda",pero,que nos suena a verdadera maravilla.Esperemos sepan apreciar en sus países de destino las unidades que fueron importadas,y que aquí,podamos disfrutar por bastante tiempo mas su gran categoría!

      Eliminar
    3. Ayer he tenido la suerte de viajar en el 2474 procedente de Oviedo y la reforma interior es una maravilla!,nuevos asientos,similares a los anteriores,con la tapicería impecable y tonos azules mas claros y agradables y el nuevo logo "Renfe",nuevos portaequipajes,nuevo alumbrado interior con barras fluorescentes mucho mas potente y sensación de luminosidad e interiorismo también sustituido,y me pareció que están hasta un poco mas insonorizados los interiores.Verdaderamente han quedado de maravilla,y de motorización iba tremendo!.Dicho nuevamente sin desmerecer a los 2700,pero,creo que ahora de nuevo los "Apolos"siguen marcando una diferencia enorme en todos los sentidos respecto al material mas reciente...

      Eliminar
    4. Lo marcan verdaderamente, aún con su veteranía. Lástima de unidades vendidas prematuramente.

      Eliminar
  2. Maravillosa entrada, como todas las publicadas. El puerto burgalés tiene el nombre de Cabrio (no Cabrío).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jokin. Estaba confundido. Ya está corregido. Saludos

      Eliminar
  3. PEDRO GONZALEZ ESQUERDO3 de abril de 2018, 2:50

    Ya he hablado en otros lugares y momentos del viaje que en Agosto 1985 realicé en ocasión de asistir a un curso en la Universidad Internacional de Verano “Menedez Pelayo” de Santander, desarrollado en el palacio de la Magdalena. Intentaré abreviar.
    Me lo organicé en plan ferroviario. La ida, expreso Barcelona-León (y noche en la capital leonesa, el tren seguía a Galicia).Al dia siguiente el plato fuerte, León – Mataproquera. El tantas veces leído . Era antes de la renovación general que se hizo de la línea y que miedo nos dio no se volviese a abrir… Largo tren remolcado por una americana GE en amarillo y con coches ex-MAN y con correo pintado en amarillo y furgón ex Madrid/Almorox y fc de Ceuta en cabeza de la composición que fue, dada la afluencia de viajeros, reforzada en Mataporquera con uno o dos coches mas…Viajaba en cola, ideal para ver el tren en las numerosas curvas del recorrido. Al pasar cerca de Barruelo ya vimos la 440 a la que debíamos transbordar en Mataporquera circulando bastante en paralelo y que, obviamente, por el estado deplorable de la via, nuestro tren ya vimos seria incapaz de alcanzar y que perderíamos el enlace. La verdad es que a mi no me preocupó demasiado, pero me abstuve de comentarlo al resto de indignados viajeros en tránsito (era un puente, supongo que el dia 15 de agosto, deberé repasar el archivo…). Nos quedamos a comer todos en esa ciudad, recuerdo una amena mesa redonda. De ahí en una “suiza” (verde –plata) a Santander. Durante la estancia en la ciudad cántabra algún viaje en unidad eléctrica para visitar Santillana etc. Y una 1600 en decoración roja-granate y blanca circulando en paralelo… En la estación RENFE por haberse celebrado un curso sobre transporte y fc, una mikado con las pantallas en verde.
    Y para volver, al acabar la semana y el curso, para coger el expreso Bilbao-Barcelona, en un entonces reciente APOLO, en colores originales, con asientos 2+1 que recuerdo como eso, supongo en comparación con el reciente viaje por la Robla, espacial casi…
    Luego los he visto, por ejemplo en Ribadeo, en Foz,… Y aquellas placas de la MTM que me recordaban (luego cuando crucé el charco y la cordillera ya no estaban, aunque habían otros con no menos “carrera”) los automotores de Machu Pichu. Ah! El express Bilbao-Barcelona llevaba coche restaurant “clásico”, azul, WL…
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro. Estos recuerdos son impagables y podríamos comentarlos ad infinitum! Lo que me llama la atención es esa 1600 en rojo y blanco. Nunca había oído hablar de esa librea...

      Eliminar
    2. PEDRO GONZALEZ ESQUERDO4 de abril de 2018, 2:26

      no era exactamente blanco, sin duda era el gris claro original

      Eliminar
  4. Menos mal que se paralizó a tiempo la venta del resto de los Apolos, porque los 2700 y 2900 pueden acabar enterrando a FEVE. Felizmente siguen siendo útiles. Los que se vendieron a Argentina no están circulando y aquí harían mucha falta.

    ResponderEliminar