domingo, 22 de junio de 2014

Historias del vapor (III): ¿Resucitará definitivamente la 120-0202?

Cuando visité el viejo cocherón de la estación de Cuenca en 1987, me encontré allí, junto a las grandes y conocidas locomotoras de vapor que yo iba buscando, otras más pequeñas y antiguas a las que por supuesto fotografié aunque en aquel momento yo no conocía la relevancia histórica de cada una de ellas.

Entre ellas se encontraba la RENFE 120-0201:

120-0201 en Cuenca. 1977

Seis o siete años después, caminando un día por la Universidad Autónoma de Madrid en su sede de Cantoblanco, vi en exposición en una rotonda, una locomotora que me pareció la misma que había visto en Cuenca y me extrañó que no estuviera en el Museo. Salí de mi error cuando poco después acabé encontrándome en el Museo a la 120-0201 y se me explicó que la que estaba expuesta en la Universidad era su "hermana", la 120-0202. Así como la historia de la 201 tras su llegada al Museo ha sido muy sencilla permaneciendo allí año tras año sin ningún movimiento, la de la 202 ha sido y sigue siendo algo más azarosa. En cualquier caso, ambas tienen una historia muy interesante de contar.

Estas dos locomotoras fueron construidas en 1877 por la casa inglesa Sharp y formaban parte de un lote de seis, encargadas por la compañía de los Ferrocarriles de Barcelona a Tarragona y Francia (TBF) constituida en 1875 y que posteriormente se integraría en la MZA. Eran locomotoras para trenes de viajeros y por tanto respondían a la disposición de ejes típica de aquella época para estos trenes: la 1-2-0 . Las ruedas acopladas tenían un diámetro muy grande -nada menos que 1,67 metros- como es lógico en máquinas que se pretende que sean corredoras mas que desarrollen un elevado esfuerzo de tracción mientras que el bisel anterior provocaba un mejor guiado de la locomotora. Entre los ejes segundo y tercero reposaba el hogar, lo que las confería una buena estabilidad de marcha. También parece que a esa estabilidad contribuía la disposición interior de los cilindros, tan querida por los constructores ingleses dado que, además de ganar estabilidad, se evitaban mayores pérdidas caloríficas.

Imagen de una de las locomotoras 23 a 28 de TBF antes de ser convertida por MZA a locomotora-tender (Foto: Colección F. Fernández Sanz)

Estas seis locomotoras recibieron en TBF los números 23 a 28 y se encargaron de sus trenes de viajeros hasta finales de los 80 del siglo XIX ya que con la llegada de la nueva serie 39-54 fueron siendo relegadas a otras servicios. Una vez integradas en MZA fueron transformadas en los talleres de Madrid en máquinas tender en el año 1901 y destinadas a servicios de cercanías en la red catalana recibiendo los números 176 a 181 y, desde luego ,perdieron gran parte de su elegancia inglesa. Tras unos años en Cataluña, en los 20 algunas de ellas volvieron a Madrid para servicios de maniobras.

 Al pasar a RENFE ya sólo quedaban cuatro: las 176, 178, 179 y 180 y se las integró en la serie 120-0201 a 204. Parece que la 176 se convirtió en la 201 y la 178 en la 202. La "nueva" 201 fue enviada a Ciudad Real donde estuvo trabajando hasta su retiro en 1966 quedando preservada para el Museo del Ferrocarril. Las otras tres marcharon a Sevilla encargándose de maniobras y trenes obreros. 
Una de las locomotoras de la serie 201-204 probablemente en Sevilla (Foto: RENFE- h0)

la 203 en el depósito de Sevilla en 1964, un año antes de ser desguazada (Foto de autor desconocido)


Otra foto de la 120-0203 en Sevilla (Foto T.D. Rowe)
En 1962 la 202 volvió a Madrid-Atocha hasta su retiro en el verano de 1969. La 204 fue trasladada en algún momento indeterminado a Almería donde fue empleada como alternador en los talleres de RENFE hasta su desguace en 1965. También en ese año también desaparece la 203

Por tanto, a finales de los 60, tanto la 201 como la 202 quedaron ya  retiradas. Desconozco cuando la 201 fue enviada al cocherón de Cuenca, donde yo me la encontré en 1977. No estoy seguro de si después la vi a principios de los 80 en la estación del Norte de Madrid donde ya se estaba acumulando material para el futuro Museo o bien fue a parar ya directamente a Delicias donde ya encontró su ubicación definitiva.


La 120-0201 en su ubicación definitiva en la sede de Delicias del Museo Nacional Ferroviario (Foto MNF)

La historia de la 202 es un poco más rocambolesca y su final todavía no está escrito. En algún momento de los 70 fue enviada como elemento decorativo a una rotonda de la Universidad Autónoma de Madrid en Cantoblanco, probablemente cuando se inauguró su estación de cercanías. 


La 120-0202 en exposición estática en la Universidad de Cantoblanco (Foto: Trensim)

Allí protagonizó algún suceso pintoresco como cuando fue bautizada como Chocolatera en un acto en honor de la Infanta Elena en marzo de 1976 tal como recogió la revista Vía Libre.




Como suele  ser normal la situación de la 202 iba empeorando cada vez más hasta que fijó sus ojos en ella el Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español (CEHFE) que llegó a un acuerdo en septiembre de 2008 con la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) y la Universidad para su cesión con el propósito de repararla y utilizarla en trenes turísticos. Fue retirada de su ubicación en 2009 y trasladada a los talleres Celada de León. Posteriormente se decidió que su reparación fuera llevada a cabo en los talleres de la ARMF  de Lleída donde llegó en mayo de 2011.


Traslado de la 202 a los talleres de la ARMF en Lleída
El 9 de marzo de 2012 efectúó sus primeras pruebas que resultaron satisfactorias y a continuación el CEHFE decidió que la 202 fuera la locomotora titular del primer viaje de su tren histórico que se realizaría el 29 de junio de 2013 entre Madrid-Chamartín y Alcalá de Henares.




Algo empieza a torcerse -al menos a los ojos de profanos como yo- cuando fue sustituida de forma imprevista por la famosa "fresera" o "badwi" 140-2054, también en aquel momento bajo el control del CEHFE. Pocos meses después surgieron las noticias sobre los problemas legales del CEHFE y me pregunté que habría sido de la 202. La contestación la tuve en marzo de este año en la celebración de la Jornada de Puertas Abiertas de la ARMF. Allí en la playa de vías, estaba ella verdaderamente atractiva y pude fotografiarla a placer. Y supongo que allí estará hasta que se aclare la situación con el CEHFE.



La 202 luce preciosa ¿preparada para su resurrección? (Lleida, marzo 2014)

 Esperemos que la excelente reparación que a buen seguro hizo ARMF sirva para ver de nuevo, definitivamente resucitada a la admirada 202 cuando está ya casi a punto de cumplir sus 150 años.





Un dato curioso es que una locomotora de esta serie fue tomada como modelo por la compañía Electrotrén para realizar la primera locomotora de vapor española en HO. Si bien en alguna publicación se dice que fue en concreto la 202, en la traviesa frontal de la máquina aparece MZA 179 con l0 que está claro que el ejemplar elegido debió ser la 203.


FUENTES CONSULTADAS:

Gustavo Reder y Fernando F. Sanz: Locomotoras de M.Z.A. Tomo I de la Historia de la tracción vapor en España.

Página web de CEHFE

Página web de ARMF

Portal Ferroguía

2 comentarios:

  1. Gracias Mariano. Me alegra que el artículo le haya gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar