domingo, 1 de mayo de 2016

Los automotores de la postguerra (XIX): Los Ganz-Geathom y "el pájaro azul" (RENFE 590-401/590-403)

En aquellos años 30 del siglo pasado cuando, como tantas veces he comentado, las compañías se lanzaron a la adquisición de automotores térmicos para abaratar costes y mejorar algunos servicios, se adquirieron tanto vehículos de dos ejes -y escasa potencia- para líneas de débil tráfico, como grandes vehículos de bogies y de mayor potencia para servicios de media y larga distancia que pudieran incluso arrastrar un remolque.

En este contexto fue en el que la Compañía del Norte decidió la adquisición de tres automotores de bogies con sus correspondientes remolques. Estaban dotados de un motor diesel Ganz y transmisión eléctrica Geathom. Su potencia era de 400 CV, su esfuerzo de tracción de 5500 Kg, y su velocidad máxima de 110 km/h. Aunque hay algunos datos contradictorios sobre su capacidad parece que era de 94 plazas repartidas entre 70 de clase general y 24 de preferente. Estos automotores que fueron fabricados bajo licencia por la factoría de Bacbock&Wilcox, se recibieron en 1935 y recibieron la numeración WMD 101 a 103



El WMD 102 (posteriormente 9401 en RENFE) con la librea del Norte (Foto: RENFE)
El 7 de octubre de ese año, el WMD 102 realizó  un viaje de pruebas entre Madrid y Medina del Campo con una duración de tres horas, y el 20 del mismo mes uno de estos automotores hizo un viaje de demostración entre Madrid y Zamora en el que participó el entonces presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora. En cualquier caso, como en las pruebas surgieron algunos defectos fueron devueltos a fábrica para su corrección. La Guerra Civil paralizó estas actividades de modo que los automotores no volvieron a estar operativos hasta su finalización. 

Una vez en RENFE fueron matriculados como 9400 a 9402 y así figuran en el álbum de parque motor de 1947. Posteriormente fueron renumerados como 9401 a 9403. De este modo el antiguo 9400 (WMD 101) pasó a ser el 9403. Por su parte los 9401 (WMD 102) y 9402 (WMD 103) mantuvieron su numeración.

En 1941 se tomó esta imagen en la estación de Castellón de lo que parece una composición de vehículos Ganz/Geathom. Es difícil saber si se trata de dos automotores o de un automotor y un remolque (Foto: Colección Javier Aranguren)

Tras la guerra parece que se ocuparon de servicios entre Madrid y El Escorial y después entre Madrid y Zamora. Ya desde los años 40 se vio que su funcionamiento con los remolques era muy deficiente e incluso parece que también dejaban que desear aún sin remolque. Fueron sustituidos en la relación con Zamora por automotores Renault y relegados a servicios de menor importancia. 

La documentación de esta foto dice que se tomó en Burgos, lo que me resultaba muy extraño. Mi buen amigo Juan Antonio Méndez me ha confirnado que es Valencia-Término (Foto: autor desconocido)
Desde ese momento es difícil saber qué itinerarios tuvieron asignados aunque, como se ve, la foto anterior sitúa a alguno de ellos en Burgos. Lo que sí se conoce es que en 1956 fueron sometidos a una transformación en los talleres de Miró-Reig de Alcoy. Se les cambió la librea, se pusieron marcos de aluminio en las ventanillas, se sustituyeron los asientos y se modificó la señalización y la decoración interior. A partir de entonces, las pocas fotos conocidas los sitúan en la zona valenciana y en Alcázar de San Juan.

Un Ganz/Geathom, ya reformado acompañado, según se recoge en la información de la foto por uno de sus remolques. Es raro, ya que según otras informaciones, los tres remolques fueron transformados en coches de viajeros y pintados de azul en los años 40 formando una curiosa y popular composición denominada "el pájaro azul) (Foto: archivo Josep Calvera )


El 9402 en Alcázar de San Juan en 1969 (Foto: Justo Arenillas)


Uno de los ejemplares de la serie en la estación de Alcoy (Foto: autor desconocido)

El 9403 en Valencia en 1973 (Foto: colección de Javier Aranguren)

Los tres automotores fueron desguazados en Aranda de Duero en 1974 sin que se planteara la preservación de alguno de ellos.  La verdad es que su regular resultado y el advenimiento de la guerra frustraron los planes de Norte para llevar a cabo un ambicioso proyecto de adquisición de automotores térmicos de más de una unidad.


El 9402 a la espera de su desguace en Aranda de Duero (Foto: autor desconocido)

Por su parte, los remolques tuvieron "vida propia" durante muchos años. Fueron unidos mediante fuelles de comunicación y pintados de azul formando una composición apta para ser arrastrada por locomotoras de vapor. 


Un remolque de los Ganz/Geathom transformado junto con los otros dos restantes en coches de viajeros (Foto: Col. Javier Aranguren)
Sirvieron en las cercanías de Valencia y parece ser que, tanto por su color, como por la imagen de rapidez que daba arrastrada por locomotoras 030 del antiguo ferrocarril del Central de Aragón fue conocida entre los valencianos como "el pájaro azul", denominación que continuó aunque en años posteriores la composición fue pintada de verde, si bien poco a poco estos coches fueron denominados "zeppelines". 


Otra vista del armonioso "pájaro azul" en Valencia (Foto: archivo Josep Calvera)


Las locomotoras diesel también tuvieron el honor de remolcar al "pájaro azul" aunque en esta época estos coches se conocían mas como "zeppelines". En la imagen tomada en 1979 la 19901 remolca a la composición del "pájaro" más un coche "yenka" y un furgón. Se trataba del ómnibus Gandia-Valencia (Foto: Joan Acón/CARRIL)
Aunque con algunas interrupciones en sus servicios, no fue dada de baja hasta 1983. Enviados de forma casi inmediata y en buen estado  al Museo de Delicias para su preservación, se dispuso después su traslasdo a Alcázar de San Juan para esperar allí la creación de un museo ferroviario en Valencia. 


"El pájaro azul" en Delicias en 1984 (Foto: Moises Martinez/CARRIL)


Parece ser que, a causa de una avería en Villacañas, fueron apartados en su antigua estación del ramal a Quintanar de la Orden y soy testigo de haberlos visto allí varias veces. Sin embargo, al levantarse los carriles de esa línea quedaron aislados....y como en tantas otras ocasiones, no se encontró mejor solución que el desguace. Una vez más.




3 comentarios:

  1. No se puede negar que no sean estos automotores de procedencia hungara ni de la firma Ganz,su estetica los delata al instante.Creo que este modelo en concreto es el que mas similitudes guarda esteticamente con aquellos formidables automotores electricos de la misma firma que circularon en los Ferrocarriles Vascongados (ya te he comentado este hecho en alguna otra referencia a los Ganz diesel de ancho iberico),pero,tambien pienso que los electricos de Vascongados tenian un atractivo irresistible,aparte del esplendido y sobresaliente rendimiento que demostraron,lastima que no pude conocerlos circulando,se retiraron bastantes años antes que el resto de material clasico electrico de dicha compañia.En el caso de estos automotores Ganz-Geathom,creo que se aprecia sin duda ese aspecto tan "austero",pero a la vez armonioso y elegante de la firma Hungara,me llama la atencion su gran potencia,400 cv,para este tipo de vehiculos creo que era bastante elevada,aunque,como indicas en el texto,su rendimiento tanto con remolque,como sin el,no fue el mas satisfactorio...¿averias,problemas tecnicos quiza?,lastima verdadera con ese tan buen aspecto que prensentaban.Muy curioso,desde luego,el aprovechamiento de los remolques,dando vida al legendario "pajaro azul",composicion atipica y llamativa donde las haya,impagables todas las imagenes,tanto d elos motores,como de los remolques,magnifica la de la composicion del "pajaro azul"remolcado por la robusta 19901.Verdadera suerte que tuviste el ver dicha composicion,aunque fuera apartada,y verdadera lastima,desde luego,el desguace de los 3 motores y los remolques,bien hubieran merecido una feliz preservacion

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, Ángel. Magníficas fotos que me hacen recordar viejos tiempos, como la de (Burgos) Valencia, con la pasarela al fondo, donde tantos ratos pasé viendo entrar y salir trenes. Y el pájaro azul, años después junto con las yenkas, que cogíamos para ir desde Alfafar al Instituto Luis Vives de Valencia. Recuerdo que el pájaro azul tenía en los extremos donde no iba acoplado, un asiento semicircular donde nos sentábamos todos, y que las yenkas debían tener unos frenos tan malos que, según llegaba la 1900 a la bajada del puente sobre el nuevo cauce del Turia (recién construido) comenzaba a frenar con unos chirridos impresionantes, para detenerse en Alfafar, a casi 2 Km de distancia. Era entonces cuando las yenkas hacían honor a su nombre, con unos bandazos asimétricos e imprevisibles. Esos eran los años 68-70, en los que Renfe se quedó sin material para atender los crecientes servicios de cercanías y hubo que echar mano a todo lo que se movía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis. Me alegra haber contribuido a despertar tan buenos y entrañables recuerdos. Me encanta lo de los "bandazos asimétricos e imprevisibles" de las yenkas. Aunque no viajé mucho en esos coches, es también mi experiencia.
      Un saludo y gracias de nuevo.

      Eliminar